5/6/14

De temores y otros infiernos...

Si hay una palabra tabú entre nosotros suele ser el MIEDO, un temor a cualquier cosa que nos convierte en seres vulnerables, nos achica intelectualmente y, la mayor parte de las veces, nos chupa la energía. El miedo nos vence: por la noche cuando éramos pequeños nadie nos enseñó a no temer, nos facilitaban una lucecita para conciliar el sueño sin que las sombras asomaran sobre nuestra cama o nos cerraban los armarios de par en par para que los monstruos no entraran, como en Monstruos S.A.. Nos han ensañado a dejar los miedos en el fondo de la maleta, no a desempaquetarlos y afrontarlos.

Os dejo un  texto muy breve que escribió una amiga, la misma que colaboró en el post anterior, en el que habla de los temores y de lo que estos nos pueden hacer:

"Cuando nada parece tener solución, cuándo todo parece oscuro: esos momentos en los que piensas que no vales nada y que tú vida no puede ir a peor, aunque no lo creas encuentras una salida. Algo a lo que agarrarte, una especie de pilar. Este pilar del que he comenzado ha hablar puede ser cualquier cosa, aunque en la mayoría de los casos suelen ser personas; personas que aparecen en tu vida aportando muchas cosas y que dan fuerzas, alegría y vitalidad. Pero, de repente, te entra miedo, y tú vuelves a la oscuridad del pozo del cual esa persona consiguió sacarte por culpa de temores de los que no nos atrevemos a hablar por culpa del propio miedo."

No sé cuántos años tienes pero el miedo es algo que no nos va a soltar nunca, somos nosotros los que debemos darle el lugar que le corresponde, es decir, meterlo en el bolsillo y olvidarle de vez en cuando. Eso no quita que se esfume o que no te lo vuelvas a encontrar, ya que estando en el bolsillo puedes sacarlo como quien se encuentra una moneda o un papel de chicle.

Así que no te diré que no tengas miedo, pero te diré que no dejes tu vida por el miedo.

Y vosotros, ¿soléis tener miedo por las noches?, ¿conocéis vuestros temores y reconocéis lo que éstos os hacen?, ¿habéis cometido errores por miedo al propio miedo?

Espero que reflexiones y me dejéis vuestras experiencias. Compartir miedos es un avance enorme en nuestro convivir. Si os animáis con el post quizá os hable de mis miedos.


Si aún no conoces mi blog de literatura , ¿a qué esperas para echarle un vistazo?

4 comentarios:

  1. Si el texto anterior ya me habia conmovido este más aun. Creo que el miedo es lo que más nos destruye, nos paraliza y nos deja sin fuerzas. Como bien dices hay que salir a combatirlo, pero eso es difícil. Sin embargo no dejaré de intentarlo, y desde luego no renunciaré a mi vida por el miedo. Una entrada fantástica, me encantaría saber un poco de tus miedos. Personalmente le tengo miedo al futuro, al no saber que va a ocurrir, donde voy a terminar.
    Un besito enorme :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Agnes, acabo de llegar aquí por casualidad y me he detenido a leerte un rato. Desde luego el tema del miedo es un tema muy muy amplio y, me encanta. Me encanta hablar del "miedo" porque es algo que compartimos todos los seres humanos, seas de la edad que seas, de la cultura que seas, todos hemos tenido o tenemos miedo a algo (o a alguien).
    Vemos el miedo como un aspecto negativo en nuestras vidas, sin embargo, no creo que debiera considerarse del todo así. El miedo es capaz de evitar que cometamos ciertas locuras de las que nos acabaríamos arrepintiendo... Como si fuera, digamos, un jarro de realidad (en vez de de agua fría). Por otro lado, opino que lo único para vencer el miedo es afrontándolo, tirarse a la piscina de cabeza y, sobre todo, que en el momento en el que sientas que algo te da miedo, es el momento de hacerlo. Como si fueran una especie de auto-terapias de choque que nos ayudasen a crecer, a vivir...

    Ha sido un placer leerte, siempre me gusta mucho encontrarme entradas que te dan que pensar y te invitan a participar en ellas :)

    ResponderEliminar
  3. Tengo miedo a muchas cosas, sobre todo, al futuro, me aterra pensar en ese futuro que veo llegará tan oscuro como se tiñen los días que van pasando.

    Me encanta tu blog que acabo de descubrir, te invito, si quieres ir al mío "Algo más que palabras".

    Un beso, Agnes.

    ResponderEliminar
  4. Imagina tener al miedo remendando heridas, pero no. Siempre está ahi, no te deja sola ni un maldito momento. "Ella sólo le tiene miedo al miedo, y hasta el miedo la amaría" ojala.

    ResponderEliminar